8 TIPS PARA ESTAR SEGURA Y DARLE SEGURIDAD A TU BEBÉ. GUÍA PARA MADRES PRIMERIZAS.

A todas las mamás primerizas queremos decirles que sabemos que ser mamá no es fácil. Este lindo suceso viene acompañado de muchas emociones y sentimientos. Los cambios, la nueva vida y sobre todo la gran responsabilidad pueden generar un miedo que viene acompañado de mucha inseguridad. Además, los cambios hormonales del posparto fomentan los cambios en la percepción de las emociones. Es por esto que queremos decirles: TRANQUILAS, el miedo y las sensaciones que están sintiendo son completamente normales, no hay que sentir culpa por ello, sino simplemente entender que la experiencia y el tiempo irán poco a poco resolviendo cada duda o sentimiento. La inseguridad y/o miedo es parte de la naturalidad de la nueva experiencia, pero es muy importante saberlo manejar para NO transmitirle esta inseguridad al bebé. Y para eso les vamos a dar 8 TIPS:


1. IDENTIFICAR MIEDOS: La primera recomendación es identificar cuáles son los miedos que se presentan y en qué situaciones se generan. Los más comunes pueden ser: la salud, el cuidado, la lactancia y alimentación, los cólicos del lactante, el momento de bañarlos, cómo identificar las necesidades del bebé al momento del llanto, cómo cogerlo sin lastimarlo, entre muchos otros.


2. RED DE APOYO: Una vez identificados los miedos, lo siguiente es llenarse de apoyo, y entender que las madres NO están solas, y que existen personas que pueden ayudarlas a tranquilizarse en las diferentes situaciones. La familia es una red de apoyo indispensable. Están también los amigos y diferentes centros de apoyo e instituciones educativas que los pueden ayudar en el proceso. No podemos dejar de lado al pediatra, que es y será la persona que les va a brindar el mayor apoyo y acompañamiento durante esta nueva experiencia, así que no se preocupen y manténganse cerca de todas estas personas y círculos. 3. ACLARAR DUDAS: Muchas veces los miedos e inseguridades que se tienen se deben a falta de conocimiento, sobre todo en temas relacionados con la salud. Para esto el pediatra es la persona que mejor las va a ayudar a ir conociendo más al bebé y sus necesidades. Por eso se aconseja asegurarse de entender cómo funciona lo siguiente: Enfermedades comunes del bebé recién nacido. Cómo cambiar pañales. Cómo identificar alergias. Cómo bañar al bebé. Cómo dar de lactar al bebé y cuáles son las posiciones indicadas. Cuáles son las posiciones adecuadas a la hora de dormir. 4. LA EXPERIENCIA LE GANA A LOS MIEDOS: Las primeras semanas es difícil entender qué siente el bebé y cuáles son sus necesidades. Y esto puede llenar de inseguridad a la madre, pero es completamente normal. Después de un tiempo, el bebé y la madre crean un vínculo y una conexión en donde interactúan y se comunican fácilmente, la madre comprende cuáles son sus necesidades y calma su llanto: no hay nada más cálido para el bebé que una madre calme su necesidad entre sus brazos. Poco a poco, se irán conociendo cada vez más. Y a medida que van aprendiendo la experiencia le ganará a los miedos. 5. PERMITIRSE EQUIVOCARSE: Es una parte fundamental del proceso entender que como cualquier nueva experiencia hay que cometer errores y tener cuestionamientos para lograr el éxito. Ser mamá es el reto más lindo y gratificante, así que hay que disfrutarlo, aprender de los errores y cambiar el pensamiento negativo a positivo, es decir, un: “no voy a poder” convertirlo en un: “a pesar de lo difícil y retador que es, voy a poder y lo voy a disfrutar”. 6. MANTENER LA CALMA: Probablemente este es uno de los pasos más difíciles, pero es la clave para la seguridad de los dos, porque el bebé sentirá las emociones que la madre esté viviendo. En el momento que la madre le transmita seguridad al bebé, el llanto se irá más fácilmente; cuando la madre esté en la capacidad de brindarle paz y amor, los proceso de su motricidad fina y gruesa se verán reflejados en la seguridad de la madre; la comunicación e interacción fluirá mejor si se mantiene la calma. Es muy importante que en momentos de mucho estrés y nervios, la madre busque un espacio de soledad para tranquilizarse, antes de contagiarle estas emociones al bebé. Para esto es muy importante volver a la red de apoyo de la familia, que le permita a la madre tener momentos para tranquilizarse y entrar en estado de calma, antes de intentar tranquilizar al bebé. 7. NECESIDADES BÁSICAS: Una de las cosas más lindas del proceso de la maternidad, es que el bebé estará seguro porque estará acompañado de su madre. Es importante que su cuna, su bañera, y los utensilios para satisfacer sus necesidades básicas estén siempre limpios y libres de peligros, como por ejemplo filos o puntas donde se puedan golpear, o que estén a una altura adecuada para su tamaño. 8. DESARROLLO DEL BEBÉ: Con el tiempo, el bebé irá ganando fuerza en diferentes partes de su cuerpo, podrá sostener su cabeza, darse la vuelta, sentarse y quedarse en esta posición, etc. Mientras esto sucede, no hay que alarmarse, con la ayuda de la madre y su seguridad, poco a poco el bebé será quien demuestre o pida por él mismo ayuda para lograr las metas dichas anteriormente. Será un proceso que se realiza entre los dos: mamá y bebé.


Entonces, ÁNIMO mamás, que todos los miedos, las inseguridades y las dudas, son completamente normales y vienen por una única razón: el amor inmenso hacia el bebé. Las nuevas experiencias traen nuevos retos y dan gratificación. Esta experiencia de ser mamá trae la mayor alegría a la vida.

#mamás

12 vistas
+593 96 278 7271

Cumbayá, San Juan
  • Facebook
  • Instagram